manía

y Eva Rudolf-Müller, doctora

Sophie Matzik es escritora independiente del equipo médico de

Más sobre los expertos de

Eva Rudolf-Müller es escritora independiente en el equipo médico de Estudió medicina humana y ciencias de la prensa y ha trabajado repetidamente en ambas áreas: como médica en la clínica, como revisora ​​y como periodista médica para varias revistas especializadas. Actualmente trabaja en el periodismo online, donde se ofrece una amplia gama de medicinas a todo el mundo.

Más sobre los expertos de Todo el contenido de es verificado por periodistas médicos.

La manía es una enfermedad mental en la que se altera la experiencia emocional y el mundo emocional de los afectados (trastorno afectivo). Los signos clásicos de manía son una euforia excesiva e infundada asociada con una autoestima excesiva, una actividad excesiva, inquietud y el riesgo de lastimarse a sí mismo y a los demás. Esta condición puede convertirse en irritación en unos pocos segundos. Aquí puede leer todo lo que necesita saber sobre la manía: síntomas, causas, tratamiento y pronóstico.

Códigos ICD para esta enfermedad: los códigos ICD son códigos reconocidos internacionalmente para diagnósticos médicos. Se pueden encontrar, por ejemplo, en cartas médicas o en certificados de incapacidad laboral. F31F30

Mania: descripción

La manía es un trastorno mental en el que se altera el mundo de las emociones, la experiencia del sentimiento y la expresión de los sentimientos (trastorno afectivo). Las personas afectadas viven por fases en un sentimiento de júbilo intenso pero infundado, acompañado de un excesivo buen humor y un aumento de la autoestima muy por encima de la media normal. La manía generalmente ocurre en fases y los médicos se refieren al período sintomático como un episodio maníaco. En los períodos entre dos episodios, los pacientes no muestran signos de manía.

Durante un episodio maníaco, las personas afectadas son particularmente productivas, enérgicas y eufóricas. Muchas cosas se inician y se vuelven a interrumpir rápidamente, se hacen tratos, se concluyen contratos. Es imposible que los afectados se queden quietos durante un tiempo y no hagan nada. A menudo sobrestiman considerablemente su propia fuerza, su propio atractivo y también sus propios recursos económicos y pueden causar inadvertidamente un gran daño a sí mismos oa quienes los rodean.

Después de un episodio maníaco, las personas a menudo se sienten abrumadas por sentimientos de culpa y vergüenza y tratan de deshacer lo que hicieron durante la manía.

Es muy difícil para los forasteros lidiar con una manía. Los afectados a menudo muestran una desinhibición desenfrenada y desacostumbrada, se irritan rápidamente y hacen y dicen muchas cosas que normalmente contradicen fundamentalmente sus ideas morales.

Las causas de la manía no se comprenden completamente. Probablemente se vea favorecido por varios factores. Se asume que con una cierta disposición hereditaria (disposición), varios eventos desencadenantes, como cambios duraderos en la vida de los afectados, pueden desencadenar fases maníacas. Sin embargo, la manía puede ocurrir repentinamente incluso sin factores desencadenantes.

Aproximadamente uno de cada centésimo alemán sufre un trastorno afectivo, pero las manías puras solo representan alrededor del cinco por ciento de ellos. En general, se asume que el número de casos de manía no notificados es alto; no todas las manías se diagnostican. Por un lado, esto se debe a que muchos de los afectados solo presentan síntomas leves que no afectan gravemente a la vida cotidiana y profesional. Por otro lado, muchas personas se sienten avergonzadas de ver a un médico con síntomas de una enfermedad mental.

Las manías en la niñez y la adolescencia son raras. La mayoría de las personas afectadas tienen el primer episodio maníaco a los 25 años.

Otras formas de manía

Una forma debilitada de manía, en la que los cambios de humor todavía están muy por encima del estado normal, se llama hipomanía. El riesgo de desarrollar manía por hipomanía es bajo.

La hipomanía no siempre requiere tratamiento. Si los afectados y su entorno inmediato no se ven afectados fundamentalmente por los síntomas de la hipomanía, entonces no es necesaria ninguna terapia.

Las personas que tienen falta de sueño, como las personas que trabajan por la noche o por turnos, también informan condiciones que se asemejan a la hipomanía.

La manía también se puede combinar con los síntomas de la esquizofrenia (psicosis esquizoafectiva).

Manía: síntomas

El síntoma más importante de la manía es un sentimiento de euforia exagerado e inusualmente intenso, pero en su mayoría infundado, que se produce de repente y puede durar varios días. Los siguientes síntomas están asociados con este sentimiento de euforia:

  • fuerte excitación interna
  • actividad excesiva
  • fuerte inquietud
  • mayor eficiencia y creatividad
  • inconmensurablemente aumentada la confianza en uno mismo
  • Pérdida de la realidad
  • necesidad de dormir significativamente reducida
  • Falta de distancia al tratar con otras personas.
  • Desinhibición
  • consideración disminuida
  • disminución de la percepción de peligro
  • falta de sensibilidad a las necesidades y sentimientos de los demás
  • a veces descuido de la ingesta de alimentos y la higiene personal

Volatilidad

A menudo es difícil para los forasteros mantenerse al día con los pensamientos y acciones de los afectados. Su inquietud interior se traslada a sus acciones y conversaciones con los demás. Es difícil tener una conversación normal con un maníaco. Los maníacos saltan con sus pensamientos de un tema a otro y nunca se quedan en una cosa por mucho tiempo. Además, en la manía se presentan síntomas como una fuerte urgencia de hablar (logorrea) y dificultad para hablar y habla poco clara. Los manicistas pueden hablar tan rápido que los oyentes no pueden entender nada en absoluto.

También es típico de la manía que innumerables cosas se inicien a la vez, pero nada se complete. Con mucho entusiasmo, los afectados pueden abordar una nueva tarea de un segundo a otro y volver a olvidarse de ella en pocos minutos. Sentarse quietos durante largos períodos de tiempo o no hacer nada durante unos minutos es casi imposible para ellos.

Desinhibición

La desinhibición puede ocurrir en la manía en diferentes áreas de la vida diaria. Casi todos los pacientes maníacos se vuelven distantes y comienzan a dirigirse a los extraños de forma indiscriminada, a distribuir regalos a los extraños o a invitar a todo un pub a tomar una copa.

En el caso de la manía, también suele haber desinhibición en el área sexual y aumento del deseo sexual (libido). La desinhibición sexual tiene lugar no solo con respecto a la propia pareja, sino también con respecto a los extraños. Las personas afectadas a menudo sobreestiman su propio atractivo durante un episodio.

Además, la manía puede llevar a un frenesí de compra excesivo; Las transacciones se llevan a cabo a gran escala o se celebran contratos, que a menudo superan con creces los recursos financieros propios.

Alucinaciones

Además de estos síntomas comunes, algunas personas con manía también experimentan delirios algo menos comunes. La mayoría de las veces se trata de la llamada megalomanía. La transición entre la megalomanía y la autoestima excesiva es fluida. Las manías con síntomas psicóticos también desarrollan delirios que pueden defenderse como realidad durante varias semanas, incluso en las fases en las que la manía ha disminuido. En casos muy raros, ocurren alucinaciones o sueños de vigilia.

Cambio rápido de humor

Es crucial durante una fase maníaca que la sensación de júbilo pueda convertirse en irritación en segundos si, por ejemplo, algo no funciona de la forma en que la persona afectada lo imaginó o si experimenta contradicciones por parte de amigos o conocidos.

Ideación suicida

En algunos casos de manía, la pérdida de la realidad puede volverse tan pronunciada que las personas desarrollan ideas suicidas. El tratamiento hospitalario en un hospital psiquiátrico es particularmente necesario en esta etapa. Pero también es peligroso que en la fase aguda, como resultado de la sobreestimación total de sí mismos, muchas personas afectadas desarrollen la sensación de que pueden volar. Debido a la capacidad reducida para reconocer correctamente los peligros, los afectados también pueden ponerse en peligro a sí mismos y a los demás, por ejemplo, en el tráfico.

Comportamiento después de una fase maníaca

Mientras persista una fase maníaca, los afectados no son susceptibles a la indicación de que se encuentran en una fase patológica. Si esto es abordado por amigos o familiares, los pacientes reaccionan con irritación e incomprensión. A menudo, el resultado son violentas diferencias de opinión e insultos a extraños cercanos o completos. Solo cuando la fase de euforia haya disminuido, los afectados se darán cuenta de lo que han hecho y cómo han actuado. Por encima de todo, la desinhibición a menudo conduce a acciones que están en total contradicción con los principios habituales de los afectados. Las fases posteriores al sentimiento de júbilo suelen estar marcadas por serios autorreproches y un profundo sentimiento de culpa.

Después de una manía, las personas tienden a tratar de deshacer lo que hicieron durante la fase maníaca y a disculparse con las personas involucradas.

La enfermedad maníaco-depresiva, en la que se alternan fases de exagerada sensación de excitación con fases de depresión, es una de las formas más comunes de manía.

Los síntomas de la hipomanía.

En la hipomanía, los síntomas de la manía son menos pronunciados. Los signos clásicos son un buen humor por encima del promedio, una mayor autoestima, una mayor actividad, una mayor disposición a asumir riesgos y una mayor sociabilidad. A diferencia de la manía, la hipomanía conduce a estados pronunciados de agotamiento. Los afectados suelen dormir demasiado tiempo. El apetito también puede cambiar. Las personas con hipomanía comen mucho más o mucho menos de lo que normalmente comerían.

Manía: causas y factores de riesgo

Las causas exactas de la manía aún no se comprenden completamente. Por el momento, se sospecha principalmente que la causa de una manía es una alteración de las sustancias mensajeras (transmisores) en el cerebro. Los neurotransmisores del cerebro son responsables de transmitir los impulsos nerviosos. En la mayoría de los casos de manía hay un desequilibrio en estos transmisores; los transmisores de dopamina y noradrenalina están presentes en concentraciones más altas que en una persona sana.

Hasta ahora, los investigadores han podido identificar varios genes que podrían ser en parte responsables del desarrollo de un trastorno bipolar como la manía.Sin embargo, estos genes también se modifican en muchas personas sanas, por lo que no pueden ser la única causa de una manía. Incluso si estos genes cambian, también deben agregarse otros factores para que se desarrolle la manía.

En muchos casos, un episodio maníaco está precedido por cambios o eventos significativos en la vida de los afectados o familiares cercanos. Estos pueden ser eventos como:

  • Cambio de trabajo
  • desempleo
  • Fin de una relacion
  • divorcio
  • Duelo
  • reubicación

Pero la manía también puede desarrollarse sin un evento desencadenante.

Manía: exámenes y diagnóstico

En los casos más raros, los afectados sienten los síntomas de la manía. Las fases maníacas tienden a percibirse como liberadoras y enriquecedoras. Durante un episodio maníaco, generalmente no hay conocimiento de la enfermedad. En el tiempo libre de síntomas, los afectados suelen estar plagados de sentimientos de culpa y vergüenza, pero a la mayoría de ellos les resulta muy difícil reconocer la enfermedad como tal.

Aunque la manía es una afección manifiesta y grave, no se puede diagnosticar mediante exámenes físicos o pruebas clínicas. Un diagnóstico de manía solo puede hacerse mediante conversaciones a largo plazo con un médico de familia o un psiquiatra y mediante un interrogatorio detallado de la persona afectada y sus familiares. Por lo general, son los familiares quienes inician estas conversaciones. Puede ayudar con el diagnóstico si las personas con sospecha de manía llevan un diario o un calendario del estado de ánimo.

Los síntomas de la manía varían en severidad en cada persona. Si los síntomas son muy pronunciados, es más fácil para el médico tratante hacer un diagnóstico. Es especialmente difícil si los síntomas difieren solo ligeramente de la personalidad básica de la persona afectada.

En promedio, se necesitan unos diez años para realizar el diagnóstico correcto; en casos difíciles, puede llevar hasta 15 años.

Mania: tratamiento

El tratamiento de la manía suele constar de dos componentes, tratamiento farmacológico y psicoterapia o terapia conductual.

Medicamento

Para aliviar los síntomas agudos de la manía y prevenir nuevos episodios maníacos, se administran fármacos como preparaciones de litio, fármacos antiepilépticos o neurolépticos atípicos. Afectan la actividad transmisora ​​en el cerebro y alivian los síntomas. Los sedantes también se pueden administrar en la fase aguda de la manía. Amortiguan la inquietud y el aumento de la inquietud de los afectados y les permiten, por ejemplo, volver a dormir.

Para la terapia a largo plazo de la manía y, sobre todo, para evitar una recaída (recaída), los afectados también deben ser tratados con sales de litio, como el carbonato de litio, durante el período libre de síntomas.

psicoterapia

Además del tratamiento farmacológico, se debe realizar psicoterapia o terapia conductual en el caso de manía. Los afectados pueden aprender a reconocer los primeros signos de un episodio maníaco, evitar estímulos estimulantes durante una manía y afrontar adecuadamente una fase aguda de la enfermedad.

Sobre todo, los afectados deben aprender a mantener una rutina diaria normal y a realizar sus actividades habituales de forma estructurada, como por ejemplo un ritmo normal de sueño. De esta manera, los síntomas se pueden reducir durante un episodio agudo y se vuelve más fácil para quienes te rodean tratar con los afectados. Los científicos también sospechan que la psicoterapia constante puede prevenir muchos episodios maníacos a largo plazo.

Admisión forzosa

La manía puede mostrar síntomas tan fuertes que ya no es posible tratar con las personas afectadas. En casos extremos, puede ser necesario el ingreso forzoso a un centro psiquiátrico. El requisito previo es un riesgo grave para usted o para los demás, que debe ser confirmado por un juez de acuerdo con los requisitos de la ley específica del país. La inducción obligatoria sirve principalmente para asegurar que los extraños no estén en peligro y que la persona en cuestión esté protegida de los estímulos del entorno.

La admisión puede ir seguida de un tratamiento obligatorio, pero este también debe ser aprobado por un juez y, dependiendo de la instalación, controlado por un segundo médico.

Hipomanía

El hecho de que la hipomanía necesite tratamiento o no depende de la frecuencia con la que se produzcan las fases hipomaníacas individuales y de cuánto se ve afectada la persona afectada por ellas en su vida profesional y cotidiana. Las fases hipomaníacas aisladas que no perjudican gravemente la vida social y profesional no necesitan tratamiento. No obstante, si los afectados o sus familiares padecen gravemente los síntomas de un episodio hipomaníaco y si el afectado es consciente de la enfermedad, el tratamiento puede realizarse con la ayuda de psicoterapia o psicofármacos.

Menores con manía

Al tratar la manía en niños y adolescentes, hay que tener en cuenta que algunos de los fármacos utilizados en adultos no muestran la misma eficacia en estos grupos de edad.

Manía: curso de la enfermedad y pronóstico

Al igual que con otras enfermedades, lo mismo se aplica a la manía: cuanto antes se inicie la terapia adecuada, mejor será el pronóstico.

Según estudios científicos, la manía acorta la esperanza de vida en un uno o dos por ciento. Sin embargo, desde un punto de vista efectivo, las personas afectadas pierden mucha vida que de otro modo podrían utilizar.

Después de un primer episodio de enfermedad, la probabilidad de un segundo episodio es de alrededor del 95 por ciento. Sin embargo, una recaída se puede prevenir con un tratamiento farmacológico adecuado (profilaxis de recaídas).

En Alemania, por lo general, se necesitan unos diez años para realizar un diagnóstico definitivo. Durante este tiempo, muchos pacientes experimentan problemas graves que pueden afectar su vida privada y profesional y agravar una manía. Los familiares y amigos a menudo se alejan porque ya no saben cómo tratar con la persona enferma. Las asociaciones a menudo se rompen o los afectados son despedidos de sus trabajos. En muchos casos, los afectados sobreestiman sus recursos materiales durante un episodio maníaco y se hunden a sí mismos y a sus seres queridos en graves deudas.

Entonces, si nota síntomas de manía en usted o en un miembro de su familia, definitivamente debe consultar a un médico lo antes posible; con una manía que se trata constantemente, ¡puede llevar una vida libre de síntomas!

Etiquetas:  cabello aptitud física sintomas 

Artículos De Interés

add