Pérdida de la audición

Christiane Fux estudió periodismo y psicología en Hamburgo. El experimentado editor médico ha estado escribiendo artículos de revistas, noticias y textos fácticos sobre todos los temas de salud imaginables desde 2001. Además de su trabajo para, Christiane Fux también se dedica a la prosa. Su primera novela policiaca se publicó en 2012, y también escribe, diseña y publica sus propias obras policiacas.

Más publicaciones de Christiane Fux Todo el contenido de es verificado por periodistas médicos.

La mayoría de las personas experimentan pérdida auditiva a una edad avanzada. Pero incluso a una edad temprana, el ruido, por ejemplo, puede dañar los oídos prematuramente. Además, diversas enfermedades, como infecciones o lesiones, pueden afectar el rendimiento auditivo. Lea todo lo que necesita saber sobre las causas y el tratamiento de la pérdida auditiva aquí.

Discapacidad auditiva: descripción

A lo largo de la vida, el rendimiento de todos los sentidos se deteriora; la audición también disminuye. La pérdida auditiva progresiva relacionada con la edad (presbiacusia) es un proceso completamente natural que comienza en casi todas las personas a partir de los cinco años. La pérdida de audición se acelera por la contaminación acústica, enfermedades como las cardiovasculares o la diabetes, ciertos medicamentos o venenos como la nicotina.

Los trastornos de la audición se pueden dividir a grandes rasgos en tres áreas: conducción del sonido, sensación de sonido y sordera en la percepción del sonido. Estos trastornos auditivos también pueden ocurrir en combinación.
Pérdida auditiva conductiva: con estos trastornos auditivos, las ondas sonoras llegan menos o nada al oído interno. La causa puede estar en el canal auditivo, por ejemplo, si está bloqueado o deformado. Sin embargo, también puede localizarse en el oído medio, por ejemplo, en caso de infección.

Audición sensorial o pérdida auditiva del oído interno: en estos tipos de pérdida auditiva, el tímpano y la cadena de los huesecillos transmiten las ondas sonoras correctamente, pero las señales no se transmiten ni procesan correctamente. Por ejemplo, las células ciliadas del oído interno, que normalmente amplifican el sonido y lo convierten en señales eléctricas, pueden resultar dañadas.

Pérdida auditiva en la percepción del sonido: en este tipo de trastorno auditivo, la causa de la pérdida auditiva se encuentra en el cerebro. Allí, las señales auditivas entrantes generalmente se identifican y se les da un significado. En el caso de la sordera por percepción del sonido, el nervio auditivo envía las señales correctamente, pero se procesan incorrectamente en el cerebro. El resultado: la persona afectada escucha los tonos, pero no puede hacer nada con ellos. Este puede ser el caso, por ejemplo, después de un derrame cerebral.

Pérdida auditiva combinada: aquí ocurren dos o tres tipos de discapacidad auditiva al mismo tiempo. Un ejemplo es el trauma por explosión: si alguien estuvo expuesto a un ruido extremo, por ejemplo debido a la explosión de un fuego artificial justo al lado del oído, se produce una pérdida de audición combinada de conducción y sensación de sonido. El tímpano se desgarra debido a la enorme presión de la onda sonora. Además, el fuerte golpe daña las células ciliadas del oído interno.

Discapacidad auditiva: causas y posibles enfermedades.

Causas de la hipoacusia conductiva

Con estos tipos de pérdida auditiva, las ondas sonoras no llegan al oído interno o solo a un ritmo reducido. Las razones de esto pueden ser:

  • Canal auditivo obstruido, por ejemplo con cera (cerumen) o cuerpos extraños
  • Malformaciones congénitas del canal auditivo.
  • Tumores en el canal auditivo o en el oído medio
  • Lesiones
  • Crecimientos óseos (por ejemplo, común en nadadores)
  • Trastorno de la ventilación y acumulación de líquido en el oído medio (derrame timpánico)
  • Otitis media aguda o crónica
  • Inflamación de los espacios de aire adyacentes en el oído medio (mastoiditis)
  • Otosclerosis: aquí un huesecillo, el estribo, ha crecido junto con el hueso.
  • Perforación del tímpano
  • Fractura de la base del cráneo
  • Malformaciones en el oído medio
  • Rotura de ventana

Causas de la pérdida auditiva neurosensorial o del oído interno

Las causas de estas formas de pérdida auditiva son cambios patológicos en el oído interno o el nervio auditivo. En algunos casos, el nervio auditivo no transmite correctamente las señales que recibe al cerebro. Las principales razones son:

  • Hipoacusia relacionada con la edad (presbiacusia)
  • Daño por ruido
  • Pérdida de audición repentina
  • La enfermedad de Meniere
  • Envenenamiento (hipoacusia tóxica del oído interno)
  • Lesiones del cráneo (p. Ej., Conmoción cerebral)
  • Malformaciones del oído interno
  • Tumores (por ejemplo, neuroma acústico, schwannoma vestibubar)
  • Lesiones nerviosas (p. Ej.B. después de lesiones en el cráneo)
  • Inflamación (por ejemplo, meningitis)
  • Malformaciones o falta de aplicación del nervio auditivo
  • Mal funcionamiento de la conexión entre la célula pilosa y el nervio auditivo (neuropatía auditiva)

Causas de la sordera en la percepción del sonido

En estos tipos de pérdida auditiva, el cerebro no procesa correctamente las señales del oído. Posibles causas son:

  • Encefalitis
  • carrera
  • Hemorragia cerebral
  • lesión cerebral traumática
  • Malformaciones

Discapacidad auditiva: ¿cuándo es necesario consultar a un médico?

Si la pérdida auditiva se produce repentinamente o se acompaña de dolor o fiebre, debe consultar a un médico de inmediato. Incluso si la pérdida de audición se desarrolla gradualmente, debe hacerse una prueba de audición. Porque si la pérdida auditiva dura más, el cerebro olvida cómo procesar las señales en las frecuencias afectadas. Entonces los audífonos tampoco ayudarán. Uno de los primeros signos de pérdida auditiva es, por ejemplo, cuando tiene dificultades para seguir lo que se ha dicho en discusiones más amplias.

Discapacidad auditiva: ¿qué hace el médico?

Diagnóstico

Su primer punto de contacto es un otorrinolaringólogo (otorrinolaringólogo). Primero pide la historia clínica (anamnesis). Esto también incluye lo que haces profesionalmente y en tu tiempo libre. A esto le sigue un examen completo de oído, nariz y garganta con una otoscopia.

El grado y el tipo de pérdida auditiva se pueden determinar mediante varias pruebas de audición. Éstos incluyen:

  • Prueba de rango de audición: el médico evalúa la percepción del sonido de ambos oídos susurrando palabras numéricas de cuatro sílabas como "25" u "88" una tras otra desde diferentes distancias.
  • Audiograma de umbral de tono: los tonos en diferentes frecuencias se reproducen a través de auriculares, primero muy silenciosamente, luego cada vez más alto. El volumen al que el paciente percibe por primera vez el sonido se conoce como umbral de audición.
  • Audiometría del habla: al paciente se le reproducen números de varias sílabas y palabras de prueba monosilábicas a través de auriculares, que tiene que repetir.
  • Electrococleografía (ECochG): el procedimiento se utiliza para la pérdida auditiva grave y repentina, por ejemplo, después de una pérdida auditiva repentina. Se mide la actividad de las células sensoriales del oído.
  • Emisiones otoacústicas: este método se utiliza para probar la función del oído interno. Cuando los sonidos llegan al oído, las células ciliadas se contraen. Los ruidos resultantes se denominan otoemisiones acústicas. Se pueden capturar con micrófonos de alta sensibilidad.
  • Audiometría del tronco encefálico (BERA): se utiliza cuando se sospecha que la causa de la discapacidad auditiva está en el área del nervio auditivo y las áreas más profundas del cerebro. Para ello, se reproduce un sonido a la persona examinada a través de auriculares. La reacción posterior del cerebro en forma de corrientes eléctricas se puede determinar mediante electrodos en la cabeza. Estos se denominan "potenciales evocados acústicos". Con base en la intensidad y el retraso de tiempo de la reacción cerebral, se pueden sacar conclusiones sobre la función del nervio auditivo.
  • Audiometría de la corteza cerebral: este método funciona de manera similar a la audiometría del tronco encefálico, aquí solo se determina la actividad de la corteza cerebral.

terapia

Audífonos: si la pérdida de audición se debe a la edad o al ruido, no se puede recuperar la audición. En este caso, se debe colocar un audífono lo más rápido posible para que el cerebro no olvide cómo procesar los sonidos. Los dispositivos retroauriculares y los intrauriculares son adecuados. Si la comunicación lingüística libre (por ejemplo, hacer una llamada telefónica) ya no es posible a pesar de usar un audífono, se debe considerar una prótesis de oído interno (implante coclear).

Medicamentos: si la pérdida auditiva se debe a una infección del órgano auditivo o del nervio auditivo, se debe combatir los patógenos. Hay varios medicamentos disponibles para bacterias y virus. Los antivirales actúan contra los virus. El aciclovir se usa con mayor frecuencia, el fármaco de elección para una infección por herpes del oído interno o del nervio auditivo. El aciclovir también se usa cuando el oído medio está infectado con los virus de la influenza.

En el caso de infecciones bacterianas (principalmente otitis media), los antibióticos de amplio espectro son los más útiles. Estos matan los patógenos más comunes (estreptococos, estafilococos, Haemophilus influenzae) de manera confiable o inhiben el crecimiento de gérmenes. Los antibióticos más comunes para esta área de aplicación incluyen penicilina V, amoxicilina, cefuroxima axetilo y claritromicina.

Infusiones: en caso de pérdida de audición repentina o trauma acústico, generalmente se administra una infusión de varios medicamentos. El objetivo es aliviar la pérdida auditiva. La eficacia de estos procedimientos está poco probada en estudios. Los estimulantes circulatorios están destinados a remediar una posible reducción del flujo sanguíneo en el oído interno. Los medicamentos de uso frecuente incluyen hidroxietil almidón (seis por ciento de HAES) y dextranos, pero también pentoxifilina. Antes de la primera infusión de dextrano, generalmente se administra un agente especial (hapteno) para prevenir una reacción alérgica al ingrediente activo. Los descongestionantes se utilizan para tratar la hinchazón en el oído interno. Los fármacos habituales son los glucocorticoides como la prednisolona.

Limpieza del oído: si la cera del oído (cerumen) se hincha después del baño, por ejemplo, el tapón puede cerrar el canal auditivo casi insonorizado. Si el pasaje está bloqueado con cerumen o un cuerpo extraño, la succión es el método de elección. Si esto no es posible, el cerumen se puede quitar con varios instrumentos (ganchos, bucles, curetas o tenazas). El otorrinolaringólogo también puede eliminar el sebo con un enjuague, pero solo si el tímpano está intacto. Primero, el médico tira de la aurícula hacia atrás para enderezar el canal auditivo. Luego enjuaga cuidadosamente el canal auditivo con agua a temperatura corporal. Suaviza los tapones particularmente rebeldes de antemano con gotas para los oídos que contienen glicerol.

Terapia del habla: si la causa del problema auditivo se encuentra en el cerebro, es necesario un entrenamiento específico del habla y la audición. Bajo la guía de un terapeuta (logopeda o logopeda), la persona afectada aprende el significado de los sonidos desde cero. Lamentablemente, el pronóstico para una curación completa es bastante malo, especialmente a una edad avanzada o cuando se ven afectadas grandes partes del centro auditivo.

Operaciones: un cirujano puede cubrir un tímpano defectuoso con la piel del propio músculo o cartílago del cuerpo (miringoplastia). Si el estribo del oído deja de funcionar correctamente, este huesecillo se puede reemplazar con una prótesis de metal o plástico (prótesis de estribo). En el caso de una otitis media grave, a veces es necesario hacer una incisión en el tímpano para que el pus pueda drenar (paracentesis). En algunos casos, se usa un llamado tubo de ventilación hecho de oro, titanio o plástico para ventilar el oído.

Discapacidad auditiva: puede hacerlo usted mismo

La discapacidad auditiva sigue siendo un tabú en nuestra sociedad. Las personas con discapacidad a menudo son marginadas y llevan una existencia de nicho. Unas pocas reglas simples y una porción de franqueza son suficientes para eliminar muchos obstáculos. Algunos consejos facilitan el diálogo con una discapacidad auditiva.

  • No oculte su pérdida auditiva, puede provocar rápidamente malentendidos innecesarios.
  • Pídale a la persona con la que está hablando que no hable más alto, sino más claramente.
  • Pídale a la persona con la que está hablando que se enfrente a usted mientras habla para que pueda leer los labios.
  • No finja que comprende algo, pídales que repitan lo que se ha dicho.
  • Tenga el valor de pedir comprensión sobre su pérdida auditiva.
  • Cuando está en compañía, es mejor sentarse junto a alguien que hable con claridad. Él puede estar listo para resumir la conversación por usted.
  • No se avergüence de su discapacidad auditiva y no se jubile en forma privada o profesional. Tienes conocidos compañeros de destino: Rudi Carrell, por ejemplo, era extremadamente difícil de oír y aún así tuvo éxito. Heinrich Schliemann, quien descubrió Troy, también tenía mal oído.

Discapacidad auditiva: tratar con los afectados

Rara vez está claro para las personas con audición normal lo estresante que puede ser una conversación para alguien con pérdida auditiva. La situación es comparable a ir al cine donde se proyecta una película en un idioma que no domina. Para comprender el contexto a pesar de las palabras mal entendidas o mal entendidas, una persona con una discapacidad auditiva debe seguir las oraciones con extrema concentración y usar toda su capacidad para combinar y pensar.

Si toma en serio los siguientes consejos, usted y la persona con la que está hablando encontrarán más fácil hablar con usted:

  • Se paciente.
  • Habla con claridad y calma.
  • No grite su mensaje a la otra persona, porque la pérdida de audición no siempre tiene algo que ver con "escuchar demasiado bajo". Por el contrario: para las personas que sufren de pérdida auditiva neurosensorial, los niveles de volumen de 80 decibeles a menudo son dolorosos; para las personas con audición normal, el umbral del dolor es de alrededor de 120 decibeles.
  • Gire siempre la cara hacia la persona con la que está hablando. Una persona con discapacidad auditiva necesita oír con los ojos: leer su boca es fundamental para ella.
  • Evite masticar chicle y dulces: estos le impiden hablar con claridad y dificultan la comprensión si tiene problemas de audición.
Etiquetas:  deseo de tener hijos dormir bebé niño 

Artículos De Interés

add